miércoles, 10 de agosto de 2011

Agosto puede ser un mes estresante

La vuelta a la realidad me ha supuesto bastante estrés por tres motivos básicamente:

- Clases particulares de Jerez: No me da tiempo darle todo el temario a mi alumno. No es por negligencia, es que no tiene ni idea. No puede pretender obtener en dos meses todo el conocimiento que se imparte en dos cursos (incluso en tres, ya que puede darse Dibujo Técnico como optativa en la ESO en muchos lugares). Además, el pobrecito mío es bastante torpe. Ea, lo he dicho. Y, para variar, me estreso más que él, con ataques de ansiedad incluidos de la impotencia.

- Oposiciones: Me hice un planning con horarios de estudio, deporte y clases particulares… para nada. Al final, la preparación de las clases particulares me lleva mucho tiempo, y he acabado dejando de lado mi temario de oposiciones por ahora. Además, ando desconcertado ante la abundancia de borradores que modifican las condiciones de la oposición. Esto es una mierda, señores, una mierda. La situación: estudiaré, encerrado, durante un curso; me presentaré a unas oposiciones que aún no sé cómo serán (número y tipo de pruebas, puntuación de méritos, etc.) y que, aún aprobándolas, es probable que no obtenga plaza…

- Más clases particulares, desde mañana, a un grupo de chavales de mi pueblo: Hablé con ellos en junio sobre duración y precio de las clases. Todos estuvieron de acuerdo. Bien, pues después de más de una semana intentando localizarlos (no contestan al teléfono ni revisan el correo electrónico) hasta por las redes sociales, aún hay un par de ellos que no saben seguro si irán, y, en ese caso, a qué turno asistirán. Conclusión: desorganización y descontrol. Soy muy fan del concepto: “no sé si voy a tener dinero suficiente para pagar las clases”, teniendo en cuenta que cobro menos que una limpiadora y que no he subido el precio que dije en junio… es que la feria de La Línea deja tieso al más pintado, así que no me des excusas de dinero ahora, pichurrita.

Pues eso, que si a esto le sumamos tareas domésticas, vida personal y cuidado físico (por aquello de no recuperar los 15 kilos que perdí en su momento), la situación me hace estar nervioso y prácticamente ilocalizable.

Sabía que iba a echar de menos el máster, asistir a clase, ver a la gente, tener una rutina fija.


ACTUALIZACIÓN (11/08/11, 11:47 a.m.)
Primera clase con el grupo de La Línea. De 4 que tenían que venir, sólo han aparecido 2. Los otros dos, uno con el móvil apagado y el otro no contesta. Al menos, los dos chicos que han venido son espabiladetes y con ganas de aprender. Mucho más agradecido y reconfortante de lo que estoy acostumbrado.

5 comentarios:

MaGDa dijo...

aaahhhíii!!! primero, q los niños de ahora, no son los de antes. No saben nada, y ojo, no muestran interés en saberlo.
Pero vamos, que el dinero no debía de ser un problema, ya que si necesitan las clases, los padres serán los primeros interesados en que las reciban... pero ese es otro tema... los padres de ahora ya no son los de antes...

JoseVet dijo...

Me encanta saber q no soy el único que hace planning q sabe que no va a cumplir XD

Las clases particulares en verano son en infierno en la Tierra... bueno no tanto pero sí q son un trabajo basura:

1) Te joden las vacaciones.

2) Te roban mucho tiempo extra (no es lo mismo dar clase durante el curso con el material y el temario del instituto que preparar actividades y planear una asignatura entera sin nada de material en un mes para aprobar un examen)

3) L@s alumn@s de verano por lo general tienen muchas dificultades con las asignaturas (ya las han suspendido muchas veces a lo largo del curso anterior)

4) Los padres suelen ser roñicas (han esperado a que suspenda para estar dispuestos a pagar un profe particular y lo hacen durante un mes para q apruebe un examen: ultraeficiencia para las cuatro perras q te pagan)

P.D. yo tb estoy deseando q empiecen las clases de academia y meterme a full con el temario. Somos animales de rutina.

Gary Rivera dijo...

oh vaya un poco jodido el horizonte, espero se arregle pronto!

Kotei dijo...

Un poco agobiante, si, pero lo que no deberías hacer tampoco es estresarte por tu alumno, que si el no es capaz, pues chico, el problema es suyo, no tuyo.

Animo y con paciencia, que no te puedes crear tanto agobio.

Un besito

Arquemaco dijo...

No deberías preocuparte tanto por que no se cumplan todos tus planes, o algún aspecto de ellos no se realice en la forma en la que habías previsto. A veces no sabemos dar a las cosas la importancia que se merecen. Alejate de cualquier signo de frustración que te impida vivir libremente. Incluso salirse alguna que otra vez de la línea que nosotros mismos trazamos no es nada malo. Un abrazo fren.

Related Posts with Thumbnails