lunes, 15 de octubre de 2012

Rebelión en las aulas

El instituto al que voy me está enseñando su verdadera cara: 
  • DESORGANIZACIÓN TOTAL.
  • LA MAYORÍA DEL ALUMNADO EL CONFLICTIVO. Son pocas las clases "medio-buenas". 
Analicemos por partes. Me dan muy poco apoyo allí, no sé si es porque no soy un trabajador contratado por ellos, sino uno de fuera. ¿Por qué digo esto?
  1. No dispongo de llaves para abrir las aulas. Si la clase empieza después de un descanso, debo sacrificar éste para localizar a alguien con llave. Si no, los niños se acumulan en la puerta mientras tanto y se entregan al sano entretenimiento de pegarse patadas e insultar.
  2. No me dan tarjetas para acceder a las zonas de profesores (donde a veces tengo que ir a recoger el material). El instituto tiene pasillos-atajo para llegar a las aulas a las que, de otro modo, solo se puede llegar cruzando un patio descomunal en el que te cruzas con todos los alumnos, que también cambian de aula mientras juegan con balones de reglamento obviando tu existencia.
  3. Tardé varios días en conseguir las contraseñas para iniciar sesión en ordenadores, y eso que me pedían que pusiera vídeos de youtube.
  4. No me dan material de ningún tipo, desde folios hasta un mando para el proyector... nada, por más que pida.
  5. Cuando llego, me dan un horario con las clases y las actividades que se supone que tengo que ponerles a los chavales. El problema es que me lo van cambiando durante el día, siempre a peor. Si tengo clase con alumnos de los últimos cursos, me ponen con los de 15-16, que son peligrosos. Y lo digo sin comillas ni nada.
Cuando digo que el alumnado es conflictivo, me refiero a que:
  1. Gritan.
  2. Se levantan.
  3. Se pegan a hostia limpia entre ellos.
  4. Tiran el material.
  5. Intentan salir de clase.
  6. Abren las puertas para que entren sus amigos de otras clases que no sé cómo han llegado allí.
  7. Los alumnos meten mano a las alumnas mientras les pegan.
  8. Se ponen a bailar, a hacer abdominales, a jugar a las cartas...
  9. Para ellos soy transparente. Si hay dos hablando a voces y me pongo en medio, hablándoles para interrumpirles, me ignoran abiertamente.
  10. Hay clases con ventanas que dan al pasillo. Siempre hay niños en los pasillos, dejados a su antojo. Distraen a los que están dentro, entran en clase y hay que echarles y adoran trepar por las ventanas. Ricuras.
Pongo cara de mala leche, llamo la atención, grito, advierto de consecuencias, llamo a otro profesores... pero nada. Les da igual, y no me respetan porque soy un suplente al que no conocen y no volverán a ver, probablemente. He visto cosas que jamás pensé que se pudiesen dar a la vez en una misma clase. Parece que va a peor, me mandan a grupos más conflictivos, etc. Me siento que soy un pringado! Y ya me asusto cuando veo que mi propia integridad se puede ver en peligro. Son muy chungos, no son 1 o 2, sino toda la clase.

No sé si volveré. Debo hablar con el de la agencia y, si vuelvo, con el instituto. No me vuelvo a meter en un aula sin los materiales que necesito y sin el teléfono de algún guardia jurado de los que pululan por el centro. Porque los guardias sí pueden tocar a los niñatos. El viernes, justo cuando empezaba la clase, había dos liándola en el pasillo. Apareció uno de los guardias y cogió a uno por el cuello de la camisa y lo estampó contra la pared. Así, para poder hablar con él. Ése es el idioma que entienden, el de la ley del más fuerte, el de los animales.

¿Tiene algo que ver que el 98% del alumnado sea negro y que el resto sean indios, polacos y algún que otro chino? ¿Saben que, en una sociedad tan clasista y rancia como la británica, no tienen mucho que hacer y se rebelan? ¿Confirma esa idea que en el "bachillerato" no hay negros pero sí los pocos blancos que van? 

No he venido a hacer una tesis doctoral sobre la lucha de clases en los institutos británicos ni a trabajar de policía ni de carcelero. Sin embargo, lo haría con gusto a cambio de que me trataran con respeto.

Por otra parte, el jueves pasado acudí a mi primera entrevista en un instituto (y no a una agencia, como hasta ahora) para un puesto de "teaching assistant". Éramos 20 para 6 puestos (algo que no sabíamos y que nos dijeron al llegar). Nos pusieron dos pruebas: un examen escrito acerca de situaciones que pueden darse en el puesto y nos pusieron a darles de leer a tres chavales de los pequeños (en los grupos de tres niños, resultó que había uno que no tenía ni papa de inglés: a mí me tocó un polaco). Luego nos enseñaron el centro, que resultó ser una verdadera maravilla. Pasé la fase de las pruebas y tuve que esperar desde las 12 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde para hacer la entrevista, después de haber llegado allí a las 8. Sí, era el último de una lista de 16 que no estaba ordenada alfabéticamente.

La entrevista fue bien, con preguntas peliagudas sobre situaciones concretas que pueden darse en el puesto. Quedaron en llamar al día siguiente para ver si pasábamos a la siguiente fase, entrevista con el director. 

No pasé a la siguiente fase. Me llamó la jefa de estudios, muy compungida ella (los ingleses son muy falsos, te ponen muy buena cara en la entrevista y luego saben cómo parecer tristes cuando te dan malas noticias... se agradece, pero es desconcertante porque nunca sabes qué esperar) y desde su primer "hola" ya sabía que no me habían cogido (le faltó llorar). Sin embargo, me pidió permiso para conservar mis datos para hipotéticas vacantes relacionadas con el español (?). Claro, bonita, claro que me vas a llamar. Porque no valgo para otra cosa que ser asistente de español. Ni arquitecto ni profesor cualificado ni pollas. Pobre españolito que lo único que puede aportar es su idioma. Qué lindo. Míralo como juega a conseguir un trabajo digno aquí, en la GRAN Bretaña.

Sin embargo, aprendí mucho sobre qué se espera/qué me pueden preguntar. Qué bonito es aprender en una entrevista de trabajo en la que no te cogen. Es el nuevo "no importa, yo vine a jugar y pasarlo bien". 

Lo único que me anima a seguir adelante es que tengo otra entrevista el miércoles, esta vez para un puesto de "design and technology technician". Aún no tengo muy claro ni lo que es, pero oye, no suena mal. Creo que es un "teaching assistant" pero solo del departamento de diseño y tecnología. 

De aquí solo extraigo la siguiente conclusión Disney: "No pierdas la esperanza y lucha por tus sueños, porque un día puede llegar tu hada madrina a golpearte suavemente con su barita entre los ojos y concederte  aquello que anhelas". No lloréis, sé que es bonito pero no lloréis.


Y que os echo de menos, coño.

4 comentarios:

DavidBorrallo dijo...

1) La parte de la violencia en las aulas, me quedo picueto, pero sé por mi padre que eso existe también aquí. Mi padre da clase en un colegio público muy chungo de sevilla y hasta me cuenta que allí los "sevillanos" son la "fuente de ingresos" de sudamericanos, chinos, y esteuropeos, y que les roban todo lo que pueden y más. No es la primera vez q han llegado a pegarle a mi padre, pincharle ruedas del coche o intentar volcarle el coche a la salida del colegio por haber suspedido a un alumno. Hay maestras que han estado a punto de ser violadas EN CLASE. Me crispa, pero no lo veo "raro" aunque tiene que ser la hostia estar ahí sin poder hacer nada, la hostia de duro. La "moraleja": en todos lados cuecen habas, y tú en Inglaterra me confirma lo que me dicen muchos que están ahora mismo en el extranjero, que España no es tan mala, y que los paraisos no existen. O a lo mejor si existen pero no tenemos las carreras adecuadas. Lo mismo han pensado que los españoles, como somos el culo de europa, por tanto, tu eres el culo de su escalafón laboral, y que estarías acostumbrados a tratar con bandas. Si los estadounidenses se piensan muchas veces que México y España es lo mismo, porqué no van a pensar los ingleses cosas similares? La verdad es que el gazpacho cultural,racial e idiomático que tenemos ahora muchas veces te hace perder la cabeza. Yo mismo lo paso canutas para vender a veces por twitter, y eso que no es ni comparable, pero empiezas charlas con gente que no sabes bien ni de que region concreta de españa o sudamñérica son, y agota, por el esfuerzo mental. Sólo se te puede decir, ánimo.

2) A ver si hay suerte en la entrevista del miércoles. La verdad es que como dices, el puesto suena bien. Quizás es poco para ti pero yo consideraría un éxito la cantidad de entrevistas que has tenido en un mes y que ya incluso has trabajado en algunas cosas de lo que quieres. Sé que no puedes ser paciente y tirarte en un diván con una copa de Martini ¿hay allí Martini? esperando el trabajo perfecto, pero no vas mal en absoluto. Ayer me permití tratar tu caso, de forma anónima, con un reclutador, y me decía que era un gran comienzo, pero que hay que seguir con esa energía unos meses más, sin quemarse (¿nada nuevo eh?)

Un besote y espero que esta semana te traiga un par de buenas consecuciones de objetivos.

Ocnebius dijo...

Muchas gracias por tu comentario y profundo análisis, David!
Trataré de tener paciencia y conservar la energía. Creo que sí, que no puedo quejarme por ahora, aunque sienta que llevo aquí varios meses tan solo llevo uno y debo dejar tiempo al tiempo.
Es cierto, no existe la Panacea ni el paraíso, me atrevería a decir que no importa la carrera que tengas. Para conseguir algo parece que tienes que dejar algo de lado, hacer sacrificios. Tan solo espero que la balanza comience a equilibrarse pronto, ya que ahora el saldo es muy negativo al ser todos los cambios a peor.
Muchas gracias por tu apoyo, por tus charlas, por tus consejos y por tu ayuda.
Un abrazote enorme!

Justo dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog,que he encontrado donde el Mocho.

Soy profesor de instituto en Madrid y he tenido problemas, como todos. Pero lo que cuentas supera la realidad que yo haya podido vivir -concretamente, en el centro donde estoy ahora y con las clases estoy muy contento-.

¡Lo que quiero es mandarte mucho ánimo y suerte! Y ya te seguiré buscando, me ha dado curiosidad, jaja..

Un saludo muy cordial, compañero

jordim dijo...

Esa clase de desbarajuste en calse ya suele ser producto del desbarajuste por el que todo alumno está desmotivado. Es decir, que al final no están motivados ni alumnos ni profesores, porque a los alumnos se la suda todo, y los profesores solo pueden intentar llegar al final del día.
No soy profesor, pero tengo una especie de guerra personal contra el sistema educativo, que creo que lleva mucho tiempo obsoleto.

Related Posts with Thumbnails