lunes, 21 de enero de 2013

Opciones

La entrada anterior se quedó coja porque no expliqué de qué iba la llamada de teléfono que "tanto me hizo pensar". No era por hacerme el interesante, era porque no tenía ganas de seguir escribiendo y de "gafarme".
Pues bien, ahí va:

Resulta que, al poco de llegar a Londres, solicité una vacante de profesor de Tecnología en el Instituto español de aquí. Era concurso-oposición, por lo que presenté mis méritos y quedé a la espera de las listas y de cuándo me tocaría la defensa ante el tribunal de unas cosas que debía presentar en inglés. Pues bien, con alegría vi que era el que más puntos de méritos por formación había obtenido pero, desgraciadamente, no podía superar ni con un 10 en la exposición al que más puntos tenía de experiencia docente.

Y lo dejé pasar.

Pero el otro día me llaman de la Consejería de Educación y me dicen que la plaza está vacante. Que era el segundo de la lista y que no habían logrado contactar con la primera persona. La cuestión quedaba así:
  • Estaban a la espera de un permiso especial del Ministerio de Educación para que pudiesen contratar a alguien de fuera de las listas de interinos.
  • ¿Lograrían contactar a la primera persona de la lista?
  • La incorporación sería inmediata: ¿podrían darme los 30 días de preaviso que debo dar en mi trabajo antes de irme? No estaba tan claro.
  • El puesto sería hasta final de curso y me darían méritos de experiencia docente para futuras oposiciones en España. 
  • El sueldo sería bajo y en euros.
Yo me quedé como muy extasiado ante la perspectiva de trabajar de profesor en Londres, en español y siguiendo el currículum Spanish.

Eso fue el martes, y el viernes me vuelven a llamar para decirme que, si lo quiero el puesto era mío. Pero que tendría que incorporarme a la de YA. Ya de ya.

OJIPLÁTICO. PATIDIFUSO. Pero no sabía que decir porque no me lo esperaba. Así que me dieron hasta hoy para decidirme. Tras un fin de semana de run-run y reconcomimiento, decidí que no merecía la pena. Al explicárselo todo al secretario que me había llamado estos días (muy amable él), me dio la razón de mi decisión. Os cuento el porqué con otra de mis amadas listas:

  • ¿Qué ocurriría después de julio? Tendría que volver a buscar trabajo en colegios británicos. E imaginad qué buenas referencias daría de mí mi actual colegio: "Es alguien que te deja tirado de buenas a primeras". Supondría cavar mi propia tumba laboral en un país en el que las referencias son, simplificando un poco, las que te dan el trabajo.
  • Mi jefa me está empezando a tener en cuenta. Mi primera evaluación de mi periodo de prueba ha sido muy buena y me ha dicho que quiere que vaya a diferentes clases con otros profesores de Ciencias, Tecnología, etc. para que aprenda cómo dan las clases y los entresijos del currículum británico. Para colmo, después de la entrevista que hice en el instituto para ser profesor de EAL (véase entrada anterior), "se ha acordado" de que tengo todas las titulaciones necesarias para ser profesor en Inglaterra y, el mismo viernes, me confirmó que había hablado con el profesor de Español para que vaya a sus clases (algo que he comprobado que es cierto y no un farol). Incluso me ha dicho que podría ir a unos cursos que están dando para los profesores en el centro estos días.
  • El salario del instituto español no me daría para vivir, prácticamente. Debería trasladarme al centro de Londres y volver todos los días, sin posibilidad de mudarme cerca porque los alquileres son brutalmente caros. Además, perdería casi dos horas diarias en ir y otras tantas en volver.
  • No tengo ni zorra idea de lo que se da en Tecnología. A ver, sí tengo una idea, pero no tendría tiempo de preparar nada, con lo analítico que es uno. Y me vería delante de X grupos sin saber muy bien qué hacer ni cómo.
En definitiva, creo que puedo seguir desarrollándome profesionalmente como profesor donde estoy. Ahora SÍ me lo creo. Me parece que me empiezan a tomar en cuenta y saben que estoy pendiente de ofertas de trabajo dentro del instituto. Y sigo conociendo gente dentro del claustro, haciendo contactos y tratando de que me vean como algo más que un técnico o un asistente del profesor.

Y tengo planes y ganas de hacer cosas (aviso: tercera lista, ouh yeah):

  • Estoy yendo al Instituto Cervantes todos los sábados para sacarme el Certificado de Profesor de Español para Adultos.
  • Sigo anunciándome como profesor de español en el boletín de Enfield (el borough donde vivo) y en Gumtree.
  • Acabo de solicitar (hace una hora, básicamente) ser voluntario en la biblioteca de mi barrio, en la que tienen una zona de estudio a la que los chavales van a hacer los deberes por las tardes con ayuda de gente cualificada. Eso supondría experiencia y referencias.
  • Si quiero ser profesor de MFL (Modern Foreign Languages) en Inglaterra, lo más probable es que tenga que ponerme las pilas con el francés (el idioma), así que ahí tengo mis libritos y ya he ido preguntando.
Vaya semanita, desde luego. Pero, al menos, ¡me ha servido para saber que hay oportunidades, que hay que currárselo y que no se puede dar nada por perdido!

4 comentarios:

Gary Rivera dijo...

pues veo que ahora lo tienes todo mas claro y bien pensado. A veces hay que dejar algunas oportunidades para poder coger otras mejores!!

A veces como el tigre que retrocede para saltar!

Un abrazote! no descanses!!

Mocho dijo...

¡También puedes ser profesor de Zumba!

Ánimo y a por todas, y recuerda que para ser porfe de MFL nada mejor que escuchar canciones de Baccara.

Driver GT dijo...

Soy un nuevo lector, pero entiendo bastante de tu mundo laboral... eso sí, en Espein. Ánimo y a por ellos.

Inma dijo...

Qué bien has actuado. Bien pensado y bien decidido. Suerte.

Related Posts with Thumbnails