lunes, 11 de abril de 2011

¡Practicum!



Qué duro es retomar algo que se ha dejado de lado durante un tiempo. Duro no porque no me apetezca, sino por lo complicado que es hacer un resumen fiel de lo vivido, sin dejarme nada atrás y evitar lagunas.

Os he echado de menos. Eso queríais oír (espero), al menos alguno/a que no se haya olvidado del todo de este lugar, jajajaja.

Este mes haciendo las prácticas de profesor en el instituto ha sido verdaderamente fantástico. He aprendido mucho, tanto de mi tutora (que es una profesional como la copa de un pino) como de los alumnos. ¿Os parece que haga un breve listado, de esos que me gustan, que me/nos sirva para organizar ideas? Así mato dos pájaros de un tiro, y esto que os diga me sirve mañana de guión en el "Seminario Final de Practicum" (rimbombante, pero no es más que otra pérdida de tiempo a la que ya me tiene habituado la UCA). No pretendo ponerme en plan "con un mes dando clase ya lo sé todo y soy el mejor", no me malinterpretéis. Imagino que ya sabréis que no soy de esos... y si lo soy, decídmelo para que cambie. Bueno, allá voy:

  • Los niños son niños (niños/as, vale, perdonarme que me salte la paridad para no hacer de este un texto incompresible y extenso). Los niños no son máquinas de aprender. Tampoco son adultos en pequeño. Son niños. Hay que tratarles como tal, y darles ciertas licencias "adultas" sólo a veces, en circunstancias y con casos concretos.
  • En relación al primer punto: no he encontrado "maldad adulta" en mis alumnos. Muchos son traviesos, revoltosos, unos trastos, vagos, respondones... pero no son malos ni malvados ni quieren atentar contra mi vida, ya estén en la ESO o en Bachillerato.
  • Me he sentido capaz de imponerme en una clase cuando ha sido necesario. Me he asustado hasta yo al escucharme cambiar mi tono de voz de normal a autoritario para pedir atención o "regañar". Es como si en lugar de oírme a mí, escuchase la voz de todos los profesores que he tenido hablando a través de mi boca. Y sin alzar la voz, he logrado silencio/atención/cambio de actitud.
  • He aprendido a proyectar la voz. Creo que tengo un buen torrente ("estoy hueco"), pero no suelo emplearlo a fondo. Sólo respiro hondo, contraigo los abdominales, y sale solo. Parece que me han ayudado mis sesiones vigoréxicas, jajaja.
  • Me resultó inquietantemente fácil, desde el primer día, acercarme a los alumnos. En clases de dibujo, en las que el contacto es muy directo, ya que hay que ir corrigiendo, orientando, de manera personalizada, es algo que tienes que hacer. Y me ha gustado. Y ellos reaccionan positivamente cuando te aprendes sus nombres, particularizas, tratas de ayudarles. A veces tienes que ceder y compartir algo "personal", del tipo "pues sí, es que este dibujo es complicado, a ver si te puedo ayudar". Pero, al mismo tiempo, has de mantener la distancia, demostrar que eres tú el que controla la situación. No sé, es una frontera difusa, pero fascinante de investigar.
  • El "Feed back" o retroalimentación positiva es básica. Hay que decirles a los alumnos cuando lo están haciendo bien, hay que reconocerles sus logros, hay que decírselo de manera clara y contundente. Y más con aquellos que son "malos alumnos" en otras asignaturas y que en Plástica despuntan; ellos no están acostumbrados a que un profe les reconozca su trabajo. Creo que esto es necesario, porque luego hay que contrarrestar: tb hay que decir cuando algo está mal, cuando hay que borrar y empezar de nuevo, cuando (basándote en logros anteriores del alumno) pedir más a cierto estudiante con potencial... He visto miradas de sincero agradecimiento como nunca había encontrado. Y cuando le digo a Fulanito que borre lo que ha hecho pq "no está a la altura de su cuaderno" o "parece que lo ha hecho contrarreloj o para salir del paso", lo hace sin rechistar.
  • Los alumnos de Bachillerato, especialmente los de 2º, están más perdidos que nunca. Son niños, sólo piensan en el corto plazo (tan corto que es inmediato) y sus reflexiones son similares a los de un chaval de 2º de ESO: que si tengo partido de fútbol luego, que si me aburro, que si me gusta no-se-quién... Su inquietud se reduce a si la vida universitaria que les espera es como la que pintan las pelis yankis: fraternidades, juergas, desfase... Y están haciendo una optativa de Dibujo Técnico muy árida y ni se han planteado que les es útil porque se supone que harán una ingeniería luego... ni en eso han pensado. Yo estaba muy perdido a esa edad, pero algo me planteaba, al menos que el año siguiente sería muy diferente al que vivía en 2º de Bach... 
  • Hay que tener mucha paciencia, ser casi un santo. Sólo eso.
  • Es muy difícil introducir las nuevas tecnologías en ciertos grupos, debido a las carencias técnicas (aulas mal acondicionadas; los alumnos no tienen el famoso portátil de la junta -en mi insti sólo lo tienen los de 1º de ESO-; clases masificadas, por lo que un profesor no puede atender 30 preguntas diferentes y simultáneas producidas por errores informáticos de Guadalinex, Gimp o lo que sea; el centro no dispone de suficientes portátiles para prestar a los alumnos; las aulas de informáticas han sido objeto de vandalismo; tienes que montar el proyector, el ordenador, repartir los portátiles -y anotar a quién le das cada uno-, dar la clase, recogerlo todo y devolverlo a su sitio en una hora, ya que a la siguiente tienes clase y no puedes tardar en llegar...).
  • La realidad del instituto no tiene nada que ver con la que se imaginan los insignes catedráticos que escriben sus fantásticas tesis doctorales y manuales de pedagogía en sus cómodos despachos de la facultad, sin haber pisado jamás una clase de la ESO... "pero ellos saben muy bien como son las aulas, y lo que escriben es perfectamente aplicable".
  • Hay profesores que se desviven por la Enseñanza, porque sus alumnos salgan para adelante, que lo dan todo en clase. Y encima tienen que aguantar pertenecer a una familia profesional denostada y venida a menos como es la Enseñanza. Y ahí siguen los tíos.
  • Con la LOE, un instituto se parece demasiado a un gabinete de psicología, especialmente con los de la ESO. En las sesiones de evaluación hay que tener siempre presente la realidad social de cada alumno, sus pensamientos, inquietudes, traumas, si le pica el pie o si no merienda; algo que pudo ser positivo en el planteamiento, pero que se ha desvirtuado mucho, según he visto.
  • No quiero ser Jefe de Estudios. Aunque a lo mejor es algo que hay que hacer una vez en la vida, para endurecerte como profesor y como persona.
  • Con la nueva LOE (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación) hay que hacer muchísimo papeleo extra para todo. Tooood bur(r)ocratizado.Todo el santo día rellenando formularios para el equipo directivo, para el departamento de orientación, para los padres, para los tutores, para el inspector... Un tiempo valioso que se pierde para llevar a cabo otras tareas mucho más valiosas. Por favor, que hasta para que un niño pueda ir al baño durante una clase hay que rellenarle un pase de pasillo... Ah, y hay que decirles a los niños qué, dónde y cómo apuntar en las agendas que les ha dado el centro (supongo que la Junta), para que ellos también escriban. Me parecía ridículo darle todo tan masticadito, pero me han demostrado que a veces, ni aún así, los niños hacen lo que apuntaron en la agenda "porque se me olvidó mirar la agenda, maestro". Los estamos idiotizando más de lo que ya vienen de su casa, cohoneh.
  • Y más cosas que me dejo en el tintero, seguro...
Pues eso, que ha sido una experiencia increíble, enriquecedora... Y que sí, que quiero ser profesor, que siento que por una vez no me he equivocado...

Y ahora a volver a recibir clases de pamplinas pedagógicas en el Máster, sabiendo que muchas de esas cosas son imposibles de llevar a la práctica, visto lo visto. Es que hay que justificar muchos sueldos en la universidad, y hay que hacer asignaturas de relleno para cumplir con los 60 créditos europeos... porque claro, no nos van a ampliar el periodo de prácticas, no. Es más interesante enseñarte que se pueden usar blogs en educación o que cada alumno es diferente... ¿EN SERIO? ¡NO ME JODAS! ¡JAMÁS SE ME HABRÍA OCURRIDO! O, no, espera: YA LO HE HECHO.


Gracias por leer la parrafada esta.

Abrazotes!

5 comentarios:

elosoestudioso dijo...

estoy muy feliz de ver que te encanta tu futura nueva profesión, no me voy a alargar, solo volver a darte mucho más ánimos y que me encanta que estés tan superfeliz!

Z dijo...

Está muy bien tu parrafada y es una reflexión en toda regla sobre la realidad de la educación. Incluso aplicada a tí mismo cuando dices que no tiene nada que ver lo que dicen los catedráticos con la realidad que luego vas a encontrarte. El preocuparse por los alumnos es básico para convertirse en un buen docente. Y no dudo que tú lo vas a ser.

Y no creo que haya que tratar a los alumnos de ningún modo especial. Simplemente hay que remontarse un poco atrás y reencontrarse con el adolescente que nosotros también fuimos una vez. Claro que yo no sé dar clase, jajaja

Kotei dijo...

Siempre me ha parecido que la profesión de profesor es admirable, porque estáis formando a los futuros hombres y mujeres, pero creo que mas importante que los conocimientos técnicos es intentar llegar a los niños y darles una formación moral y de comportamiento que haga que cuando sean adultos convivan y enseñen a convivir a sus propios hijos.

Yo de profesor se poco, pero durante muchos años he sido monitor de campamentos y te dabas cuenta que tras una fachada había un verdadero niño bueno. Y esa fachada muchas veces era para llamar la atención que no le prestaban en casa, por haberles dado todo y no ensenarles el valor de las cosas, de la superación personal, de seguir unas normas, de ayudar a los demás. Creo que son codas básicas.

Ojalá se os tratara de otra forma y se os diera el respeto que se merecen quienes dedican su vida a la enseñanza.

Un besote muy gordo.

Luis Chacón dijo...

muy interesantes tus reflexiones, y enhorabuena por haber salido airoso de la experiencia... pero no olvides que es la de un grupo en concreto, tampoco se puede generalizar... hay grupos de clases de la eso muy problemáticos por ahi!

de todas formas, mucho valor hay que echarle para ponerse delante de ellos, yo tengo claro que lo de la enseñanza no es para mí... seguro que ellos han aprendido un huevo de tí, segun lo que dices ya captar su atención es un logro!

y el punto fuerte sin duda lo de las nuevas tecnologías, pero estoy tranquilo, poco a poco la comunicación va ganango la batalla!!
un abrazote nene ;)

Ocnebius dijo...

Muchas gracias a todos por comentar, por las palabras de apoyo y los elogios varios.
@Luis Chacón: desde luego, no soy nadie para aventurarme a hacer generalizaciones ni mucho menos, jajaja. Pero de todas maneras, estas reflexiones no parten sólo del conocimiento de una clase, sino de 5 (un 1º de ESO, dos de 2º y un 1º y un 2º de Bachillerato).
Abrazotes a todos!

Related Posts with Thumbnails