jueves, 13 de febrero de 2014

Gente

Las generalizaciones nunca han sido buenas, pero no por ello dejan de ser una manera que tiene el ser humano de simplificar y, así, poder entender el mundo. Así, para poder comprender mi situación, me he visto obligado a simplificar o a darme cuenta de algunas cosas.

En la entrada anterior os contaba cómo, tratando de afrontar la ausencia de amigos que tengo en Londres (suena fatal, pero así es), me decidí a acudir a un intercambio de idiomas.

Estas semanas he ido un par de veces más y lo he pasado muy bien. He conocido a gente interesante y he podido comprobar que los intercambios de idiomas están plagados de españoles. ¿Qué raro, no? ¿Españoles en Londres? ¡Muy fuerte, cari! (guiño a la Pelopony).

"¡Muy fuerte, cari!" La Pelopony dixit
También he acudido al cumpleaños de un amigo mexicano que va y viene por motivos de trabajo, así como a una cena de trabajo con los compañeros del colegio. En ambos acontecimientos he hablado con gente de todo tipo. Muchas de ellas mostraron un sincero interés por entablar conversación conmigo, aunque dicho interés aumentaba proporcionalmente a la cantidad de alcohol ingerida. Los más espabilados ya sabéis qué tintes va a adquirir esta entrada. 

EXACTO. Me voy a poner intenso. Y voy a hacer también un listado de las conclusiones "sociales" poco halagüeñas. Estas son:
  1. Los compañeros de trabajo han sido siempre, son y serán solo compañeros de trabajo. No importa la temporal conexión que puede establecerse un día puntual fuera de la rutina. Todo mentiras. 
  2. Los ingleses no tienen ningún interés en que sea su amigo. Puede ser muy contundente, pero a día de hoy es así. Será cosa mía o quizás su manera de aproximarse, pero me resultan angustiosamente educados y movidos por la cordialidad cuando hablan conmigo y tienen que soportar mi acento inglés no nativo. Creo que, a sus ojos, no dejo de ser un mero inmigrante. No llego a persona. Y mira que en mi colegio hay gente "internacional" del mundo anglosajón en general. Da igual. No he cuajado. Estoy generalizando y quizás solo me afecta a mí, que soy un antisocial y no lo sabía. Gracias, Londres, por hacérmelo ver.
  3. Los españoles en Londres. Peliagudo. En los intercambios solo se acercan a mí aquellos que consideran que les puedo ayudar a prosperar en Inglaterra. Me piden consejos mientras halagan mis logros y esperan a que les dé la receta mágica del "éxito" (JA) desde mi "posición privilegiada". Resumiendo, solo veo interés. Conversaciones que solo giran en torno a sus problemas, donde queda clara mi posición como "mentor". Quiero amigos, no pacientes ni discípulos.También hay gente maja, por supuesto, pero no abundan. Gente que va y viene y que solo aparece para pedirte favores. Me siento muy triste por esto. Le doy igual a casi todo el mundo. Yo estoy aquí para ayudar, por lo que se ve. Y lo peor es que ayudo con gusto, porque soy así de ¿imbécil? ¿De necesitado de afecto que estoy dispuesto a canjearlo por consejos, ayuda y ánimos? ¿Aunque sepa que todo es una ilusión?
  4. Los españoles en Londres (segunda parte). Los amigos que han demostrado ser de verdad, ahí siguen. Pero la mezquindad del día a día, con el estrés y el trabajo, acompañada del hecho de que Londres es mastodóntica y es difícil encontrar el momento y el lugar, hacen difícil que nos veamos. Y cuando esto ocurre, al final acabamos ejerciendo de psicólogo del que más necesitado esté. 
En resumen: compañeros de trabajo, gente que me mira por encima del hombro y no me toma en serio e interesados. Jodida reflexión, ¿eh? Sus muertos a caballo. En resumen: gente.

Esta entrada es, en el fondo, un grito de socorro. No puedo decirlo de una manera menos ñoña, lo siento. Por favor, demostradme que me equivoco. Puede que esté tan cegado por mi propia mierda que no pueda ver más allá. 

En otro orden de cosas, en breve me iré a España unos días. Allí veré a mi familia, pareja y a un par de amigos que puedo considerar tales. Personas que cada día valoro más, porque me han demostrado que están ahí.

Que, en definitiva, son personas y no gente.

4 comentarios:

Silvia dijo...

Me he sentido muy identificada con lo que cuentas. Se parece bastante a mi experiencia en Inglaterra. Españoles que, aunque puedan ser majos, buscan como sacarte algo. E ingleses que en la vida podrás tener como buenos amigos. Yo he llegado a tener amigos (pensaba) que eran agradables y todo eso, que hacían algunas cosas "de amigos", pero después en algunas situaciones no me podía creer lo que estaba viendo. Por ejemplo, ir con ese "amigo" a tomar algo con otra gente, y ponerse ellos a sus cosas y a nadie ocurrírsele el intentar meterme en la conversación. Yo entiendo que lo lógico es presentar al nuevo, y luego hablando con ellos me comentaban que no, que soy yo quien tiene que meterse...Ah vale. Y el alcohol...ohhhh el alcohol. Me explico fatal, pero bueno, que sí, buen post :) Ya no vivo en UK.

Driver GT dijo...

Es difícil hacerse un grupo nuevo de amigos en una ciudad rara y a estas edades que ya vamos teniendo.

Se junta que los ingleses son raritos de por sí, con que tengan miedo a hacerse muy amigos suyos y que de repente te vuelvas a España y los dejes "colgados".

Gary Rivera dijo...

caray! debes sentirte solo, y se ve aun estas en fase "home sickness" pero tienes que meterte!

Si estuvieras en Perú, te recibirían con los brazos abiertos, porque si algo caracteriza al peruano, es que es amable con el que nos de aquí.


Espero te integres y que encuentres amigos, muchos amigos, ya sabes que de este lado del teclado estoy pa' servirlo a ute!
jajajaja
abrazotes!

Mario de Kenzo dijo...

En lo de ayudar,puede que tengas razón, me acuerdo que recién llegado a Londres y ansioso de información acerca de encontrar un trabajillo más o menos orientado a la Educación,pillé tu blog y me topé con "Habemus currum" que aparte de reirme un buen rato y coger algo de información me nutrió con una nueva opinión de la ciudad en la que vivimos....pero sabes qué?

17 meses después de leerte,creo que sigues con lo mismo,sientes el mismo astío y desasosiego por lo que no encuentras en Londres y mira que desde tu perspectiva...tan tan mal no estás...jajaja pero nada..erre que erre.

Anímate es sólo un consejo,la Primavera trompetera está a punto de llegar..te lo dice otro que trabaja en un colegio de Primaria,como tú,tururú.

Related Posts with Thumbnails